Skip to main content

Full text of "Nuestra Raza n3 oct 1933"

See other formats


nA 


'colectividad 

M' DE COLOE 























NUESTRA RAZA 


Núm. 3 


Revista Mensual—Organo de la colectividad de color 

Redacción: Constitución 1760 


Año /< 


CUERPO DE REDACCION 

PJI.AR E. BARRIOS, TUUO C. GUTIERREZ, ELEMO CABRA!,, SANDAI.I0 GUTIERREZ 
f'EI.ICIANO A. BARRIOS, E. BUSTAMANTE RÍBEIRO, VENTURA BARRIOS 
Cronista Social: Srta, SELVA ESCALADA 


Toda correspondencia, giros, etc. dehe ser dirigida a la Redacción. Toda colaboración aunque traiga seu 
dóntmo debe venir firmada.- No se devuelven los originales sean o no publicados. Toda 
persona de color puede colaborar en esta revista. La dirección no se res¬ 
ponsabiliza de las ideas vertidas por los colaboradores 


ADELANTE! 


Nueva oportunidad esta, en que renovando los 
moldes, Venimos a la prensa a continuar la lucha 
que plumas más avezadas, sostuvieron en distintas 
ocasiones. 

La Valorización de la raza! He ahí la vieja 
aspiración a que hay que llegar. La superación del 
medio tiene que venir lógicamente; es la consecuen¬ 
cia de la perseverancia y de la tenaz voluntad que 
pongamos todos y cada uno, en la lucha por el me¬ 
joramiento cultural, social y económico de la colec¬ 
tividad, que debe ser y es, la forma factible y viril 
de establecer el mutuo conocimiento entre nuestra 
raza y la raza blanca. 

La solidaridad colectiva es el vehículo con que 
se puede llegar a la conquista de ese ideal de Valo¬ 
rización, es el medio capaz de resolver problema 
tan complejo, que dificulta en este momento la de¬ 
sorientación. mundial, del cual nuestro país no 
podría exhimirse. 

¡Adelante! El ansia de realización que nos 
anima ha de encontrar en el espíritu bien intencio¬ 
nado de nuestros conrazaneos, el principio 'de coo¬ 
peración necesaria para coadyuvar a la obra que 
lentamente ya marcha ! 


E/erno Cabral 








2 


.Y r K S T i; A HAZA 


PAGINAS INOLVIDABLES DE MARIA E BARRIOS 

Un deber que se impone 


Es sin duda plausible el interés 
que se toma nuestra colectividad 
por el adelanto de nuestra hoja 
periodística; y no podía suceder 
de otra manera, porque al presen¬ 
tar nuestra humilde obra, a los be¬ 
nevolentes lectores, lo hacíamos 
con el firme proposito de que to¬ 
dos sin excepción pusieran de su 

parte algo, que nos 
alentaran a seguir 
con ánimos y no 
decaer en nuestra 
escabrosa tarea. • 

Mucho nos feli¬ 
citamos y desearía¬ 
mos que todos uni¬ 
dos llegáramos al 
fin deseado, es de¬ 
cir, que aquellos 
que comprendemos 
mejor y que vemos 
el atraso que hay 
en nuestra clase, 
viendo a tantos que 
ignoran lo que tan 
necesario y útil les 
es saber, los ayu¬ 
demos con buena 
Voluntad ycomo 

nuestras inteligencias lo permitan, 
poniendo de nuestra parte todo 
cuanto nos sea posible. 

Arrastremos hacia la instrucción 
a toda esa roasa que hoy se en¬ 
cuentra con sus inteligencias dor¬ 
midas. 


Ayudémonos los unos a los otros.' 
No seamos egoístas; dejemos eso; 
a un lado que solo sirve para aca-aj 
rrearnos odios y distanciamientosj 
que tanto nos afean y prestémos e 
Ies ayuda con la fidelidad y el ' 
desinterés que se merecen todos¿ 
aquellos que necesitan apoyo y 
que tantas luces hay que inculcar-'! 

les para que se ins¬ 
truyan. 

¡Cuántos y cuan-; 
tos seres de nues¬ 
tra ráza hay, que se 
encuentran todavía 
con sus inteligen¬ 
cias a obscuras y 
que comprendién¬ 
dolo así no tratan 
de buscar un apo¬ 
yo sobre la base de 
la instrucción, que 
tan beneficiosa les 
sería y les ayuda¬ 
ría a salvar muchos 
obstáculos en la 
senda de la Vida! 

Y hay también 
muchos que se en¬ 
cuentran en igual 

caso y que cuando piden algo a 
aquel que puede orientarles por el 
camino del saber, muchos de nos¬ 
otros dejándonos llevar per un 
egoísmo suicida, permanecemos in¬ 
diferentes ante esos desdichados 
hermanos nuestros y dejamos que 




y V K # T I{ A i: A 7 A 


3 


sumidos en la obscuridad y la ig¬ 
norancia a esas almas jóvenes, pic¬ 
tóricas de vida y anhelos de saber 
—a las cuales salvaríamos con un 
poco que nos esforzáramos, y pu¬ 
siéramos en la obra voluntad y ca¬ 
riño. 

Es por esto, que hoy al escrib¡ r 
estas líneas, lo he hecho con e* 
propósito de exhortar a todos mis 
hermanos de raza a que levanten' 
la mira y pongan con nosotros su 
esfuerzo ayudándonos con sus co¬ 
razones abiertos, a inculcar en las 
mentes obscuras un poco de ins¬ 
trucción. Lo impone así un inelu¬ 
dible deber emanado del entraña¬ 
ble cariño que profesamos a nues¬ 
tra humilde raza. 

María Esperanza Barrios. 

Junio de 191 7 . 


María E. Barrios 


Nuevo aniversario de.su muerte 


El día 2 del presente cumplióse 
un nuevo aniversario del falleci¬ 
miento de la destacada escritora 
María Esperanza Barrios, hija de 
la ciudad de San Carlos. 

Se ha cumplido una nueva fe¬ 
cha en que nuestra sociedad per¬ 
diera, pon la lamentable desapa¬ 
rición de María E. Barrios, uno de 
sus elementos femeninos de gran¬ 
des dotes intelectuales. 

Era María Esperanza, de un 


temperamento artístico poco co¬ 
mún; desde muy joven fue una 
entusiasta cultora de la declama¬ 
ción, donde conquistó grandes 
aplausos, sin que éstos llegaran h 
envanecerla, porque ella amaba el 
arte por el arte mismo. 

“Nuestra Raza”, editada en su 
primera época en la bella ciudad 
de San Carlos, y fundada por 
nuestros inteligentes amigos el 
'periodista Ventura L. Barrios y 
el inspirado poeta Pilar E. Barrios 
contó, desde su aparición, con los 
interesantísimos artículos de Ma¬ 
ría E. Barrios, y también en el 
periodismo, se destacó netamente 
siendo sus artículos leídos con 
gran interés porque en todos ellos 
dejaba entrever la generosidad de 
su espíritu al. querer inculcar en 
las mentes de todos, los deseos de 
saber, la ilustración para llegar a 
ser útil a la sociedad y a ellos 
mismos. 

Al cumplirse un nuevo aniver¬ 
sario de su muerte, los que fui¬ 
mos compañeros de tareas en la 
primera época de "Nuestra Raza” 
queremos rendir un homenaje re¬ 
cordatorio, engalanando las pᬠ
ginas de esta revista transcribien¬ 
do uno de sus interesantes ar¬ 
tículos- 

/ Carlos Rodríguez Pintos. 

Montevideo. 


Lias ocasiones que nos hacen frᬠ
giles nos demuestran perfectamen¬ 
te lo frágiles que somos. 

X. 


4 


N V K S T I! A />' A A A 


I sjBiaiaisEMEMisaEjaHa/siaisaEjasraaiaisiaiaiaraiaisEísiajaaEEiaia/aiaj^ 

LA MUJER MODERNA H 

Por NAGEL ^4* 

í5jJBE13ISJSiajUSISI3J3l3J3J3E13i5í5®BÍSf3J3EEiai3iSfiíí313)aErfiiai3IS!315iaEISJB!3 


Han pasado a través de la mile¬ 
naria cultura de la historia de los 
pueblos muchas mujeres excepcio¬ 
nales. Pero el siglo XX erguido en 
paladín do la democracia vio con¬ 
sagrar ya, casi en las cinco partes 
del mundo, los derechos políticos, 
civiles y sociales de la mujer. 

Epoca parece que hubiera llega¬ 
do, por decirlo así, a la mayoría de 
edad, dotada su personalidad de 
un carácter que le da relieve. Sin 
perder su docilidad es altiva y va¬ 
lerosa conservando de su feminis¬ 
mo la gracia,, el ritmo y la sensi¬ 
bilidad. del masculino el dinamis¬ 
mo, la energía y la. acción que con 
otras virtudes que le son secula¬ 
res la ha hecho suficientemente 
apta para la conquista de los di¬ 
versos problemas que se amalga¬ 
man en la red del cotidiano vivir. 

He aquí que sin excepción las 
vemos desde la cátedra al taller 
gallardamente altivas, desarrollan¬ 
do una fecunda labor. No se ami¬ 
lana ante una contrariedad, alla¬ 
na el obstáculo del camino, pone 
a un costado caóticas ideas y va 
en una marcha ascendente hacia 
las más grandes conquistas de 
las ciencias, artes y letras. 

En nuestra colectividad la mujer 
desarrolla actividades encomiás¬ 
ticas para ganarse noble y digna¬ 
mente su vida. Una gran falange 
va diariamente al taller o la fᬠ


brica y las vemos siempre con 
gestos joviales que dejan entre¬ 
ver sus espíritus sanos, acaricia¬ 
dos de dulces esperanzas. Y es 
allí, evidentemente, donde encon¬ 
trarán la renovación incesante de 
la fé para la lucha y el principio de 
la liberación económica de sus mo¬ 
destos hogares que se ahogan an¬ 
te las rudas exigencias de la vida 
contemporánea. 

Muchas de esas obreras hicieron 
su aprendizaje en las escuelas in¬ 
dustriales, en ellas se da oportuni¬ 
dad para aprender un oficio útil- 
Creo que ese concepto debe de ge¬ 
neralizarse en nuestro medio para 
bien de la mujer en sus múltiples 
faces y que redundará en el en¬ 
grandecimiento moral, social y 
económico de la raza. 

El ideal del gran maestro Boo- 
ker T. Washington al crear el 
establecimiento modelo industrial 
en el estado de Alabama para sus 
congéneres, no ha sido otro sin 
duda, que en el aprendizaje de un 
oficio está la verdadera emanci¬ 
pación de la raza. 

El ambiente de los talleres co¬ 
mo por ejemplo, el gráfico, es cor¬ 
dial, haciendo las horas de la jor¬ 
nada amena, como complemento 
a sus propias tareas; son comun¬ 
mente lectores fervientes, admira¬ 
dores de Unamuno, Anatole Frail¬ 
ee, D’Anunzio, Bernard Shaw, o 


5 


.v r k n r n .1 i: a z a 

_____i_, 

BUSQUEMOS UNA SOLUCION 


Si el plácido discurrir de los 
discípulos de Platón, en los jardi¬ 
nes de Academus, hubiese tenido 
la rara virtud de hacer germinar 
sus ensoñaciones, la escuela pía: 
tónica, hubiese sido a la par de 
la más encumbrada cátedra retó¬ 
rica, la obra inmortal, de aquella 
edad de oi’o, de la ática elocuencia. 

En nuestra raza, no tendremos 
el maestro que discipline las retó¬ 
ricas falanges, que al conjuro de 
su verbo armonioso, consustan¬ 
cien, la necesidad inaplazable de 
nuestra organización social; co¬ 
mo tampoco, surgirá, dentro de lo 
estrecho del círculo de nuestras 
actividades culturales, el infatiga¬ 
ble mentor, que sobreponiéndose 
a las adversidades y fatigas de la 
lucha, cristalice, en una intensa 
acción de realizaciones, el hondo 


la literatura roja, es un verdadero 
crisol de cultura, sentimientos y 
solidaridad humana. 

Sin grandes preocupaciones pa¬ 
ra aquellos padres que no pueden 
darles a sus hijos una carrera pro¬ 
fesional universitaria, pueden 
mandarlas a una escuela indus¬ 
trial para lograr el aprendizaje de 
un oficio que le aportará a ella 
grandes beneficios en un maña¬ 
na no lejano y que le será promi- 
sor de una vida sin inquietudes 
domésticas graves. 


sentir de toda nuestra colectivi¬ 
dad. 

La necesidad de nuestra orga¬ 
nización social, no puede, ni debe 
ser ampuloso verbalismo, como 
de igual manera, — la peculiari¬ 
dad de nuestro modo de ser, — no 
permite combinar en forma nece¬ 
saria y justa, artificiosas concep¬ 
ciones. La experiencia, que más 
de medio siglo de luchas orgáni¬ 
cas’ se han realizado dentro del 
elemento activo de nuestra raza, 
abonan, sin ninguna necesidad de 
sutil premisa, nuestro aserto. 

Para que podamos afrontar con 
la mayor posibilidad de éxito, una 
fundamental obra de organización 
social, es necesario que ella sea 
práctica, en todos sus aspectos; 
conciliable, en un todo, a lo pro¬ 
teiforme de nuestras modalida¬ 
des, debiéndose cuidar, en forma 
imprescindible, que la base eco¬ 
nómica de su contribución, sea 
acequióle, a todos, desde los más 
entusiastas, hasta a los eternos e 
infaltables indiferentes. 

La solución de las grandes as¬ 
piraciones suelen ser tardías, pe¬ 
ro no imposibles. 

Petronio 


Debajo del barniz negro o blanco, 
corve la sangre y la sa7igre es siem¬ 
pre igual, es siempre roja. Son las 
sangres las que se aborrecen. 


NAGEL 


Rafael Bakret 



6 


.V r /•: r i: .1 u a r A A 


E L_ PESA FIO 

Al buen amigo E. Bustamante Ribeiro 

Todo era movimiento aquel día en el campo, 

Aún ardían los fogones terminada la yerra • 

Los hombres sudorosos llegaban a la estancia, 

Y la hacienda ganaba, presurosa la sierra. 

Saboreando el amargo comentaba el gauchaje 
Las muchas incidencias de la lidia concluida, 

Cuando dos criollos lauras, dos taitas del paraje 
A jugar se sentaron, de truco una partida. 

Entre risas y charlas, llovían las apuestas 
Cada cual opinaba cual sería el ganador, 

Mientras aquello? hombres ponían fé y amor propio 
Disputándose el triunfo con decidido ardor. 

De pronto, hay una duda.. Se contaron las cartas 
, Y al hallarse una de ellas, de un contrario a los pies 
Hubo un mudo reproche.. Dos miradas se cruzan... 

Y acabó la partida un momento después. 


En el monte cercano que rodeaba la estancia 
Dos hombres se encontraron en la noche sin luz; 

Un reguero de sangre, se encontró ai día siguiente 
Y más allá, un cadáver, con los brazos en cruz!... 

.P. E. B. 

Montevideo, Octubre de 1933. 

HlE®l3ÍS!3IBEÍ3EfSEE®3EiSI3Ei3ElSI5ÍBI3M315(3i3®EErSISH3l3IB1313I513i3l313l3®3ISJB13]3J5151Bf5(c 

ce que te impida seguir, adelante- 
ya que el sello que te escuda es la 
modestia y con ella rectitud de 
proceder, y elevación de espíritu, 
esto es, preclara noción de la fi¬ 
nalidad que persigues, y a la que 
debe aspirar toda prensa que sur¬ 
ja a la vida, representando a un 
núcleo o a una colectividad en su 
carácter de portavoz defensor de 
sus intereses. 


ADELANTE! 


“A NUESTRA RAZA” 

Dos presentaciones llevas ya en 
nuestro escenario, y seguirás con¬ 
quistando un lugar apreciable en 
todos los hogares que te solicita¬ 
rán por doquier.,Si tu porte dimi¬ 
nuto en tu estructura no será óbi- 




X V K ti T II .1 IIAZA 


7 


Por eso tu prédica bien diriiida 
en ese sentido, debe repercutir 
muy hondo en el espíritu de quien 
te lea; ese himno que entonas 
desde tu puesto de avanzada, tie¬ 
ne la misma característica del 
que han entonado para nuestra 
raza, otros idealistas de la misma 
encuesta; y no sé porqué pienso 


si no está en tu espíritu reencar¬ 
nada la personificación de alguno 
de aquellos idealistas. 

Por eso, vuelvo a repetir, van 
mis fervientes augurios porque el 
éxito ahí, te sonría- 

Lino Suár'ez Peña 

10 ¡ 10193 3 . 


3H5(SEt3i315EElSt3i3I3iSÍ3E)SEf51SfSIS15MS12IS®3ÍS13l3J3E13tSI5f5l3I31513J3E13H3EtSEJ5J3É05HS ; 

VELADA ARTISTICA 


Bajo los auspicios del cuadro dramático de aficionados «Artigas*, realizós 
el 10 de los corrientes en el cine teatro Stella D'Italia, una velada artística en 
honor y a beneficio del señor Ismael Arribio. 

Al levantarse el telón y tras un breve exordio de nuestro compañero de ta¬ 
reas señor Elemo Cabral, ocupó la improvisada tribuna el señor Victoriano Ri- 
beiro, quien en oportunas frases presentó al elenco de aficionados e historió li¬ 
geramente, la actuación destacada que en épocas anteriores cúpole a cuadros 
artísticos similares. Al terminar, tuvo unas palabras de aliento para nuestra re¬ 
vista, palabras que fueron contestadas y agradecidas por el compañero Cabral, 
quien en nombre del cuerpo de redacción de NUESTRA RAZA saludó al pú 
blico allí congregado. —Una vez terminada la parte oratoria se pasó a interpre¬ 
tar las obras prefijadas en el programa que eran: la chispeante comedia deMook 
Cascabel , Cascabelito y el boceto dramático de AVeisback, Resaca. En ambas 
obras, nuestros muchachos se desempeñaron con bastante corrección. Especial¬ 
mente en Resaca nos agradó mucho la labor interpretativa de la interesante 
señorita Isabel Libán, quien tuvo momentos felices y de honda dramaticidad, 
en su papel de Beatriz. El señor Alamo, muy bien, y como en otras oportunida¬ 
des, hizo su parte con suma justeza. La señora Silva de Liban, como los jóve 
ncs Alamo (hijo), Cardozo y, Claudio Silva, secundaron con eficacia a los prime¬ 
ros desempeñándose en forma encomiable. Los demás discretos. 

Al finalizar se improvisaron algunos números de canto que fueron aplaudi¬ 
dos por el público. 

Reasumiendo: una simpática fiesta, tn la que fué dado apreciar valores dig¬ 
nos de poner de manifiéste, entre algunos de los elementos actuantes; y eremos 
que si se insiste en el ensayo y manos expertas dirijen ese conjunto, es de es¬ 
perar que se convierta en realidad, un aniielo largamente acariciado en nuestro 
medio: pbder contar con un conjunto artístico aguerrido y disciplinado, que sin 
desmedro pueda llevar a la escena obras de reales y positivos méritos. 


» 


V . B. 



8 


,y r /<; ti t u a haza 


HOMBRES 

NUESTRA. RAZA cumpliendo el de¬ 
seo de difusión y mejoramiento que se 
impuso al salir, comienza hoy una Ga¬ 
lería de negros célebres y la inicia con 
el grabado aqui inserto. El presbítero 
José Mauricio Nunes García, nació 
en Río de Janeiro el 22 de .Setiembre 
de 1767, falleciendo en 1831. Dirijió en 
1808 la escuela de «Santa Cruz», con¬ 
servatorio musical fundado por los je - 
suitas' para educación de los negros en 
el Brasil. Autor del «Requien», partitu¬ 
ra de la que el virtuoso compositor y 
organista Carmelo Calvo se expresó así: 
«Es un completo suceso artístico y creo 
« que Pergolese no desdeñaría firmar es- 
« ta página.» (1). 

(1) V. Cernichiaro Storia D, Música N, Brasile 

pág, 106 


CÉLEBRES 



Glosando ‘reminiscencias’ 


LOS FESTIVALES DEL 12 DE 
OCTUBRE DE 1892 

No pretendemos al iniciar estas glo¬ 
sas, escribir un historial del pretérito 
de nuestra raza, pero al menos, nos ani¬ 
ma e! mejor propósito de aportar a toda 
grata reminiscencia, el mayor caudal de 
verdad, destacando lo que sirva como 
una enseñanza; destruyendo algunos 
errores de apreciaciones, formados al 
través del tiempo, valiéndonos para 
nuestra ímproba labor de los más \ e- 
rídicos informes que compulsamos, des¬ 
cartando toda mediocricidad que pueda 


conspirar a nuestros laudables fines. 
Hecho el proemio, sin con ello cometer 
un exceso de elegancia de rondon entre¬ 
mos a nuestro tema: 

La velada del Teatro San Felipe 

Entre los solemnes y populares fes¬ 
tejos con que se celebró en la capital 
de Montevideo el 4.0 centenario del Des¬ 
cubrimiento de América, nuestra raza, 
aportó en tan magna fecha, la mds ele¬ 
vada nota de elevación cultural, con >a 
organizacilSti de la Velada y Baile, el*oc 
litada en el Tealm de San Felipe, la 
noche del 12 de Octubre del año 1892. 






X TJ K N T .1 ]{ A 7j A 


9 



i 


MARIA RAMOS NASCIMENTO. El 
17 del corriente se cumplió el tercer 
aniversario del deceso de esta bondadosa 
niña, cuyo don de gentes hizo más sen¬ 
sible su prematura muerte- 


Resultaríanos bastante osado, descri¬ 
bir con los necesarios matices, la bri¬ 
llantez de colorido y minuciosidad de 
detalles, lo feérico de aquel escenario, 
donde se dió cita la “haute" de esa épo¬ 
ca. Es bastante inhábil nuestra pluma, 
para trazar en líneas diamantinas el 
soberbio cuadro que al través de 41 
años de realizado, conserva en el seno 
de nuestra colectividad, la brillantez de 
contornos que lo destacaron en esa fe¬ 
cha 

El acto dió comienzo con el Himno 
Nacional, cantado por un conjunto co¬ 
ral de señoritas y caballeros, entre los 
que recordamos a las señoritas: Isabel 
Fernández, María Vidal, Catalina llot- 
taro, María y Carola Santana, Elmira 
González, Juliana Fernández, Bertadil- 


va, Agustina Martínez, Lorenza Baiz, 
Martina Arruga y Lucía y Filomena Ro¬ 
queña y entre los caballeros a: Claudio 
Rodríguez, Fermín Ramos, Alberto Fuer¬ 
te, Carlos C. Baiz y Francisco Acosta, 
bajo la dirección de Domingo Céspedes. 
A continuación pronunció las palabras 
de apertura, el Presidente de la Comi¬ 
sión organizadora Camilo Machado, si¬ 
guiéndole con la lectura de un recor¬ 
datorio discurso, el señor Juan C. Ntt- 
ñ'ez. A la - primera parte oratoria, si¬ 
guióle, la ejecución de la Gaveta, do 
Walten, por el cuarteto formado pol¬ 
los señores: D. Céspedes y Julio Casa 
(violines), Hipólito García (violoneello) 
y Jorge Brown lobos), el cual hubo de 
bisar su ejecución, bajo frenéticos aplau¬ 
sos. Después de tan brillante número 
musical, se recitó la poesía “A Colón ", 
a cargo de la señorita Leonor Farías y 
“A Montevideo”, notable poemita, decla¬ 
mado por la señorita Nicasia Tedin, en 
destacable forma de dicción y colorido, 
Luego ejecutó en el piano la señorita 
Elvira González, un trozo de “Cavalle- 
ria Rusticana”, cosechando nutridos 
aplausos. Cerró la primera parte del 
programa: ‘‘Inspiración de un aficiona; 
do”, meritoria pieza para piano, ejecu¬ 
tada a 4 manos, por los señores: D. 
Céspedes y Carlos Pérez. 

La segunda parte dió comienzo con el 
“Himno a Colón”, letra de Marcos Pa- 
dín, y música de Guillermo Céspedes, 
cantado por el conjunto coral de Him¬ 
no Nacional, reforzando la orquesta, los 
músicos del cuarteto y el señor Jos»' 
Bottaro. Redundante nos resulla, des¬ 
tacar ((lie el precedente número obtuvo 
las más cálidas expresiones, de aproba- 




10 


.Y V E ¿i T /.’ A 1! A 'l Á 


ción. Acallados los fervorosos aplausos, 
la señoril a Cruz Alsina, recitó la poe¬ 
sía "La Caridad", con tan impecable 
dicción y sentimiento emotivo, que la 
más formidable ovación premió tan des¬ 
tacada labor. Y ahora entramos a la 
parte culminante de ese acto. 

El doctor don Alberto Palomeque, vi- 
ce - presidente de la Comisión Nacio¬ 
nal de Festejos, en su nombre, pronun¬ 
ció una magistral pieza oratoria, donde 
recalcando los diversos episodios de la 
gran efeméride, recordó, loe desvelos 
de nuestra raza en el desenvolvimientb 
de la independencia de América, sus 
grandes esfuerzos, en pro de su liber¬ 
tad ética y política, evocando la épica 
figura del negro “Guerrilla", soldado 
heroico en las cargas de Ituzaingó, Al 
doctor Palomeque, siguióle el doctor 
Alfredo Castellanos, que representaba a 
la prensa metropolitana en ese acto y 
al diario "El Siglo”, que con una bri¬ 
llantez y efusiva iniprovisación, elec¬ 
trizó el espíritu del auditorio, cosechan¬ 
do nutridas y repetidas ovaciones, que 
aun se recuerdan oon sentida emoción 
entre todas aquellas personas' que tu¬ 
vieron el alto honor y hondo placer de 
haber asistido a ese magnífico festival. 

Cerró el programa de la Velada, el 
señor Julián B Acosta, pronunciando un 
patriótico y enjundioso discurso, don¬ 
de a las imágenes impecables de su es¬ 
tilo, unía, la profundidad del concepto 
racial, en toda manifestación de patria 
y libertad. 

Si nos resultan pobres de formas, los. 
más alambicados ditirámbicos que tie¬ 
ne el léxico castellano, para dar expre¬ 


sión a los diversos números del progra¬ 
ma, en lo que respecta al discurso del 
señor Costa, sólo con la pluma de un 
Tax, podríamos suplirnos en esta tarea 
que nos hemos impuesto. No cerrare¬ 
mos esta crónica, sin destacar que en-' 
tre las personas que aún quedan de 
aquella época y que tuvieron rol pre¬ 
ponderante en ese festival como orga¬ 
nizadores o actores en ese acto recor¬ 
damos a: Herminio M-. Baiz, Secretario 
de la Comisión Organizádora y las se¬ 
ñoras: Cruz A. de Larraura, Catalina 
B. de García, María V. de Santas y Ni- 
casia T. de Larraura y los señores: 
Claudio^ Rodríguez, Fermín Ramos, Al¬ 
berto Fuerte y Carlos C. Baiz. 

La parte bailable, fácil es de imagi¬ 
narse lo que habrá sido, por el atavio 
del elemento femenino que en esa oca¬ 
sión, arrancó los más altos elogios has- a 
ta de la prensa diaria de esa época, 
mientras los caballeros hacían comple¬ 
mento a esa nota feérica, vistiendo to¬ 
dos el riguroso frac, de último modelo, 
con el donaire y desenvoltura de los 
gentleman de esa época. 

El banquete en el Hotel Español 

La misma noche que se realizaba la 
Velada, se efectuó un banquete conme¬ 
morativo en un hotel central, que, aun¬ 
que se le ha dado un mote por equivo¬ 
cada apreciación, nosotros, lo considera¬ 
mos de los "spisodios”. Al escaso nú¬ 
mero de adherentes, 18 comensales, su 
organización y desarrollo, fué jalonado 
por diversas incidencias. Primeramente, 
"alguno" de sus organizadores, tuvo el 



11 


.V V E E T n A tí A '/ A 


mal gusto de hacer iniprmiir unos bru¬ 
lotes que en forma subrepticia se hacia 
llegar a los hogares pretendiendo con 
ello, restarle éxito a la Velada. Eso tra¬ 
jo un acto de pugilato en plena calle 
céntrica, entre dos destacados elemen¬ 
tos de esa época, amén del descrédito, 
que sufrieron personas ajenas a los he¬ 
chos. La segunda incidencia, fortuita i 
deliberada actitud de algún chusco; rué. 
la que cerró la llave del gas del hotel, 
dejando a oscuras anfitriones y pala¬ 
ciegos que esa mesa servían La teree ; 
ra. aunque no la última, tué la formo 
algo airada con que se recibió el home¬ 
naje de los del banquete (?) a la Ce- 
misión de la Velada, que en vez de ser, 
agradecido, fué arrojado a un rincón 
detrás de las bambalinas. Y, como si 
eso fuese poco, en un diario de la épo¬ 
ca "La España" en una sección, dond.- 
todo se comentaba y aderezaba con 
apostillas de críticas al gobierno en. for¬ 
ma sistemática, con -un fuerte mote se 


descolgaban anunciando el banquete. 

Para su mejor ilustración transcribi¬ 
mos literalmente, la apostilla; 

“Que organicen el baile, bien; pero, 
el banquete! 

Acaso el doctor Herrera 
por muchos casos que vemos 
¿nos está haciendo el país 
una merienda de negros? 

Esto que transcribimos, ha servido 
para que muchos aseveren, que se titu¬ 
ló, el banquete, como una merienda, pe¬ 
ro eso no es verídica aseveración. El 
banquete, fué un banquete. La realiza¬ 
ción con tres días de feriados fué in¬ 
oportuna, en la noche del 12, agravan¬ 
do su falta de unidad, la impresión y 
reparto de brulotes, sin restarle éxito 
a lo que fué excepcional. Pero, eso que 
pasó hace cuarenta y un años, con más 

fresca data, el año 1930, no se anduvo 

<• 

mejor en lo de inoportunidades y otras 
sarandajas, que dejamos en el tintero. 

Horacio. 


FIGURAS 

-- 


DE CASA 

Robledo que me resultó el más 
curioso y original de los pinches, 
entre los diez y ocho y nueve que 
existen y, asisten a nuestro ho¬ 
gar priodístico, comentó en el nú¬ 
mero anterior una de las figuras 
que yo estoy pintando. 

Este Robledo, observador im¬ 
pertinente, no hay quien se lo sa¬ 


que de encima cada vez que lo 
ve trabajando; si yo no lo saco, 
el sacará chispas ¿e la escalera 
en la disparada! 

Y vamos que yo, en e-sto de 
pintar, como cuando no camino, 
corro; ya estoy muy adelantado; 
apenas dos meses de trabajo y, 
ya tengo la 4.a y la 5.a. . . sin 
guardias civiles! y, eso que llegué 
tarde al reparto de los salarios 
correspondientes a 1932, pero al 






12 


.V r F S T li A /.’ .1 'A A 


de 1933 me presento, me presen¬ 
to y, me presento! 

Me refiero a la 4.a y 5.a figura 
de mi tan conversado trabajo ar¬ 
tístico, con el .que pienso dejar 
fríos a los pintores nacionales; 
cuando el trabajo se haya termi¬ 
nado, abriremos la. . . puerta, pa¬ 
ra evitar las aglomeraciones y ex¬ 
poner. . . la obra. 

Esta figura de rara estética, re¬ 
sulta de muy difícil colocación- la 
primera que se verá de perfil; 
porque de frente. . . es como l'ane 
Pons. , . asusta, estatura regular, 
fuerte, tan recio que su cuerpo, 
es el cuerpo de redacción, por su 
empaque natural debiera ser ei 
elegido para cobrador oficial de 
la empresa, y, viene a luchador 
Francés. 

La quinta... sin árboles, pero 
al fin quinta. 

Este miembro de la empresa, 
cuya figura pequeña hemos deja¬ 
do terminada, es la que nos ha 
hecho ganar más tiempo, su eje¬ 
cución nos resultó muy simple. 

Posición en que se ve al gaucho 
sin vincha y sin sombrero; de pié 
y, de frente, erguida la cabeza. . . 
de Chajá en replume, viva la mi¬ 
rada!, el brazo derecho recogido; 
en la mano; el talero. 

Nia. 


A la memoria de J. Maciei Brown 


El día 30 del pasado mes de 
Setiembre se realizó en el cemen¬ 
terio del Buceo la ceremonia de 
colocación de una placa que los 


Se vinieron los gauchos i.. 

. . , Y se vinieron nomás ... Ig¬ 
noramos si-con vincha, chiripá y bo¬ 
leadoras — estas harían falta para 
bolear algún avestruz arisco — (sin 
alusión política ) o si vinieron a pié, 
o <¡a caballo », montados en el brioso 
zaino* que vomita humo y lleva 
con su estridente silbido, el signo 
del progreso, a través de los incul¬ 
tos campos de tierra adentro... 

Lo cierto es que se vinieron... y 
«pa pior» se encaramaron en Nues¬ 
tra Raza, se sintieron «escribidores» 
y dijeron como el viejo Vizcacha: 

yo tallo y apunto» . . . dejando «de 
lao» un tendal de «consagrados». 
Claro que esto rozó la epidermis y 
«picó» el amor propio de algún con- 
razáneo que no puede tolerar seme¬ 
jante «gaffe»; y en retribución, ga¬ 
lantemente, nos endilgó un chiste, 
producto de su juerga «pintoresca y 
traviesa», que pone en evidencia su 
fino «sprit» en el arte que inmorta¬ 
lizara a Frenz y a Franz... 

Consecuencias: que a raíz de esto 
la redacción ' era una Babel: lazos 
que se enrollan, nazarenas que ha¬ 
cen crujir el piso, «fierros - que vi¬ 
borean en el aire y boleadoras ca¬ 
briolando en el espacio . .. ¡Aquello 
parecía el típico preparativo para 
una «yerra»! Faltaba solo el «potro» 
«pa completar»—como decía Roble¬ 
do.—V otro replicó: «Por aqui no se 
ve ningún «potro«, «ahijuna»... y si 
lo hay. . . «Dejálo pastar que engor¬ 
de . . . » 

¡ Estos gauchos ! 

Cisne del JunenI 


ex-compañeros de oficina de aquel 
buen ciudadano — que fue Jorge 
Maciel Brovn, depositaron en su 
tumba en el primer aniversario 
de su muerte. 







.V r K N T 1! .1 /.’ A % . 




Numerosos amigos del extinto 
asistieron al acto. A las 5 de la 
tarde, dió principio la parte orato¬ 
ria, hablando por los organizado¬ 
res el Sr. Silverio Veloz, que recor¬ 
dó el don de gentes del jefe y ami¬ 
go desaparecido; le siguieron en 
el uso de la palabra los señores 
Victoriano Itivero y Lino Suarcz 
Peña 

Asistieron a la ceremonia la 
señora María Vidal de Santos, y 
los señores José Isabeimo Gares, 
Román y Ped'o Maeiel, Alfonso 
Barrios, Alberto Méndez, I. Liñam 
Pedro Peña, Fermín Ramos, B. 
Maeiel, Silverio Veloz, Bdmundo 
Pedrahita, Exequiel Larraura Te- 
dín, Atanasio Rodríguez', Elemo 
Cabral y otros. 

Robledo. 


Gira de propaganda 


En gira de propaganda, relacio 
nada con la difusión de esta revis¬ 
ta en el interior, estuvo por Mal- 
donado y San Carlos, uno de nues¬ 
tros redactores, el señor Pilar E. 
Barrios. 

Dicha gira ha sido fructífera, ya 
que nuestro compañero de tareas, 
ha podido aquilatar el entusiasmo 
despertado por esta publicación en 
ambas localidades. 

Como es nuestro propósito en¬ 
viar delegaciones a todos los pue¬ 
blos del interior, en breve partirán 
dos para Pan de Azúcar y Rocha 
respectivamente. 


Con ello creemos llenar un va¬ 
cío sentido, estrechando vínculos 
con los buenos conrazaneos del 
interior, más de una vez tan injus¬ 
tamente olvidados. 


DESDE FAN DE AZUCAR 


FIESTA SOCIAL 

Con motivo de celebrar su día 
onomástico se realizó en el domi¬ 
cilio del señor Maximiliano Martí¬ 
nez el 8 del corriente, una hermo¬ 
sa fiesta a la que dió realce la 
presencia de distinguidas personas 
de la colectividad que desde Mon¬ 
tevideo se trasladaron a esta. 

Se sirvió un espléndido lunch y 
luego se bailó animadamente por 
espacio de varias horas. 

Entre ios asistentes a esta fiesta 
notamos a las siguientes personas: 
Sra: Mónica Gómez; Stas:: Chichi 
y Mariquita Vargas, Leonor Vare- 
la, Esther y Jacinta Martínez, Ma¬ 
ría Jesús Tabarez, Baldomera Fe- 
rreira, Coraba Gómez, Delia Mar 
tinez: señores: Carmelo Tejera, 
Carmelo Larrosa, Pedro Peña, Jo¬ 
sé Marino (estos venidos de la ca¬ 
pital). De Pan de Ffzúcar estaban 
presentes las familias de Martínez, 
Tabarez, Gómez Barragán, etc. 

Corresponsal. 

Pan de Azúcar, Octubre 1933. 


14 


.Y r K S T /.' A n A Z .1 


Por SELVA 


I 


ih 


ONOMASTICOS 

Espléndida bajo todos los conceptos 
estuvo la fiesta realizada el 15 del co¬ 
rriente, en honor de la gentil señori¬ 
ta Marujita Díaz. Lamentamos que la ti¬ 
rantez del espacio no nos permita hacer 
crónica detallada de esta fiesta- 

—El 15 de los corrientes festejó su 
cumpleaños la señorita Eudoxia Pérez 
siendo muy cumplimentada por sus ami- 
guitas. 

—La hermosa niñita María del Pilar 
Barrios Pinheiro, cumplió años el día 16 
por lo cual «Pirrunguita» recibió muchí¬ 
simos regalos y. muy bonitos. 

—Celebró su cumpleaños la señora Car¬ 
lota P. de Barrios el día 23 del ppdo. 
mes de Setiembre, siendo por tal mo'.Wo 
muy visitada y agasajada por sus fami¬ 
liares y amistades. 

BAUTISMO 

El 21 de Setiembre en el hogar de los 
esposos Moran-Camuso, se efectuó el 
bautismo del niñito Ernesto, siendo éste 
apadrinado por la señorita María Esther 
Muñoz Giménez y el joven Julio Casal. 
Con tal motivo se efectuó una espléndi¬ 
da fiesta, amenizada por una orquesta di- 
rijida por el señor Olayo Valdivia. Esta 
duró hasta las últimas horas de la noche. 
Los dueños de casa cumplimentaron a la 
selecta concurrencia con un exquisito 
buffet. 

FIESTAS Y REUNIONES 

Eestejendo el cumpleaños del señor 
Brígido Fernández, se realizó en el do¬ 
micilio del mismo una interesante reunión 
el día 8 del corriente mes de Octubre— 
a la que asistieron las siguientes perso¬ 
nas: señoras; Elisa Núñez, Laura N. de 
Fernández, Mercedes Z.de Coronel, Gui¬ 
llermina Agüero, Rita X. de Melgarejo, 
y Bernardina S. de Rodríguez; señoritas: 
Maria E. Fernández, Celia Arribio Elisa 


y Olga Melgarejo, Celia, Ema y Nilda i 
Rodríguez, María Esther Agüero, Feli-'. 
cia Silva; señores Adolfo Arribio, Hipó¬ 
lito Silva, Octavio Melgarejo Núñez, ti 
José Coronel, Brígido Fernández, Grano- 
che Bello y Aparicio D az. 

CAMBIO DE RESIDE.NCIA 
Se ha radicado en su resideucia de 
Belvedere, en la calle Marmol N-o 9 en 
señor Avelino Alvarez, su esposa Elena; 
Sotelo y sus hijos Avelino y Migu el An¬ 
gel. 

VIAJEROS 

Para Canelones, después de pasar va¬ 
rios días entre nosotros, partió la señora 
Juana Paula A. de Camuso: 

— Procedente de Aiguá estuvo en esta 
capital regresando luego al lugar de su 
residencia la señora Gregoria B. de Du- 
tra- 

ENFERMOS 

Mejorado de sus dolencias el señor 
Angel Ramos. 

— Mejorada la señorita Josefina Moran 
—Noticias del Dpto. de Rivera nos 
comunican que ha estado muy enferma 
la señora María Antonia Pinheiro de Bor- 
ba. 

NECROLOGICAS 
Falleció el 4 del corriente el señor 
Joaquín Ríos, hombre de bien. Era el 
extinto padre de una numerosa familia. 
A sus deudos nuestro pésame- 
—Después de una larva enfermedad 
falleció el día 5 del corriente la señora 
Elena Aguirre de Uriarte. Paz en su 
tumba y resignación a sus deudos. 

—El 12 del corriente felleció en el 
Hospital Maciel, tras larga enfermedad, 
la señorita Juanita Martirena. 

Haya paz en su tumba y resignación 
para sus deudos. 




.Y T /•: F T /' A. HA V .; .1 


15 


Los que alientan 


Transcribimos a continua¬ 
ción el juicio que le merece 
a «Laboremtts», — ilustrada 
publicación de la Asocia¬ 
ción de Empleados de Co¬ 
rreos y Telégrafos— la apa¬ 
rición de nuestra revista. 

“NUESTRA RAZA“ 

Ha llegado hasta nuestra mesa 
de trabajo, esta interesante publi¬ 
cación mensual órgano de la co¬ 
lectividad de la raza de color,. 

Muy bien presentada, y con ex 
celente material de lectura, nos 
hacemos un deber en recomendar¬ 
la a la consideración del público 
• lector. 

* * * 

«El Obrero Gráfico», órgano del 
Sindicato de Artes Gráficas, al 
anunciar la aparición de nuestra 
revista, transcribe un artículo de 
nuestro compañero de tareas. Ven¬ 
tura Barrios. 

A ambos agradecemos y retri¬ 
buimos deferencias. 


Noticias de Maldonado 


Centro Social 

Bajo los mejores aupicios, se ha 
fundado en Maldonado, con rami¬ 
ficaciones eu San Carlos, una So¬ 
ciedad Recreativa que tiene por fi¬ 


nalidad realizar fiestas y reuniones 
periódicamente. 

Mucho nos alegra que esto ocu¬ 
rra, precisamente en momentos en 
que la quietud parecía haberse en¬ 
señoreado por aquellos lares. 

Con más tiempo en el próximo 
número, nos ocuparemos de este 
asunto. 


Cosas de... indios 


Leemos en El País: 

«Si el football del Uruguay fue¬ 
ra uruguayo - que ceda día lo es 
menos — significaría que en esta 
república democrática y olímpica, 
hay un alto porcentaje de pobla¬ 
ción negra. PYancamente retintos o 
de subida pigmentación, cada Vez 
son más los jugadores de color 
que matizan nuestros grandes cua¬ 
dros. Y eso es feo o /queda feo aquí 
por lo menos». 

Para empezar esa campaña de 
«aristocratización», le aconsejamos 
que continúe su prédica exponien¬ 
do principios de moral que es de 
lo que carece el football.. 


Provisión “Rolando’ 


DE E. ROLANDO OLIVERA 

Provisión y Despacho de Be¬ 
bidas. Criadero de Aves 
Precios módicos Se va a domicilio 
RAFAEL 04 MONTEVIDEO 




16 


.v r /<; s t i: .1 


1! A Z A 


Interesa saber: 


lía dejado de pertenecer al cuer¬ 
po de redacción de Nuestra Raza, 
desligándose por completo de esta 
revista, el Sr. Carlos Cardozo Ferrei- 
ra. 


Ingresan desde el presente nume¬ 
ro a la' agrupación que patrocina 
y redacta Nuestra Raza, el Sr. Er¬ 
nesto Bustamante Ribeiro y la se¬ 
ñorita Selva Escalada, el primero 
en carácter’de redactor y la segun¬ 
da como cronista social. 

En consecuencia el cuerpo de re¬ 
dacción queda integrado así: 

Pilar E. Barrios , Tulio C. Gutie¬ 
rre 5 , Elerno Cabral, Sandalio Cu 
tierres, Feliciano A. Barrios, Er¬ 
nesto Bustamante Ribeiro, Venta 
ra Barrios y Selva Escalada. 


Por renuncia del señor Carlos Sán¬ 
chez quien debido a sus múltiples 
tareas se ve imposibilitado para des¬ 
empeñar el cargo, ha sido nombrado 
agente en San Carlos el Sr. Benito 
Silveíra. 

Asumen pues la representación de 
nuestra revista en la campaña, las 
siguientes personas: 

En Maldonado: EugenioA.Rocha 
» San Carlos: Benito Silvera 

Pan de Azúcar: O. Dias Bonilla 
» Aiguá: Antonio nutra 

Dejamos constancia de estas no¬ 
tas a los efectos consiguientes. 

LA REDACCION. 


Téngase en cuenta 


NUESTRA RAZA aparecerá 
siempre del 20 al 25 de cada mes. 


A la vez pedimos a los suscrip- 
tores, tengan a bien facilitar a 
los repartidores el cobro de la re¬ 
vista, ya que siendo bien módico 
el precio de la misma- no solo per¬ 
mite el pago de inmediato, sino 
que, con ello nos evitarían pérdi¬ 
das inútiles de tiempo, aparte de 
las mil molestias que son de ima¬ 
ginar. 

Al mismo tiempo dejamos cons¬ 
tancia que cada redactor de esta 
revista tiene su comprobante que 
lo acredita como tal, y el que pue¬ 
de y debe ser exijido en cualquier 
momento por nuestros favorecedo¬ 
res 


No piense más ! 

Por trabajos tipográficos a pre¬ 
cios sumamente módicos, revistas 
periódicos, folletos, etc., diríjase a 

‘EDITORIAL MODERNA” 
Calle Yí 1361 


DE REDACCION 


En nuestro poder una carta abier¬ 
ta de nuestro distinguido colabo¬ 
rador Jocelyn Lamentamos que por 
haber llegado tarde no haya teni¬ 
do cabida en este número. 

Igual cosa nos sucede con un 
esbozo de silueta que firma Enig¬ 
ma. A ambos pedimos disculpa, 
prometiendo publicarlas en si pró¬ 
ximo número. 




«•< I ‘ 


r Farmacia ‘TAPIE’ " 


9 Preparamos 
= eu tonos 


Tintas 'Tapie 

Negro-Gastarlo 

Gastarlo Claro 

Gastarlo Obscuro 


25 dé Mayo 280 


Montevideo Al 




!mS 5 dc L 


INOTIPIñ 


ATIENDE A SU CLIENTELA A 
CUALQUIER HORA DE 
DIA O DE NOCHE 


NUESTRA TARIFA LA MAS ECONOMICA 
NUESTRO SERVICIO: El. MEJOR 


RONDEAU 1466 


Tel. I RITC.UAYA 1;91 Central 


ilnl ;<il I I .ü i ii 'i i¡ I III I I I II lili 'lili ■ •■■■ li III I I I I II II l l l : i til ■ I I ■ 


LAS L/LAS 


LINO SUAREZ PEÑA 

PROPIOS N.° 20 eso. AVUf 


CULTIVO FLORAI.. Y V'ENTAS 


SE ATLENJ >EN PEDIDOS